A diez años de la apertura de PIE Santo Tomás y PIE El Castillo

ONU Mujeres y Biblioteca Municipal inician conversaciones sobre programa piloto
10 Marzo, 2020
Comenzó a funcionar nuevo Servicio de Urgencia Comunal
10 Marzo, 2020

Este mes de marzo celebramos el décimo aniversario desde que se dio el vamos al Programa de Intervención Integral Especializada (PIE) en la comuna de la Pintana.

 

Con apoyo del Servicio Nacional de Menores (SENAME), en marzo de 2010 se abrieron los primeros dos PIE en La Pintana asignados a los sectores de Santo Tomás y El Castillo respectivamente, posteriormente, el año 2015 se sumó el PIE Centro, que cubre el sector Centro y El Roble de la comuna.

El objetivo de este programa es el de trabajar en terreno con jóvenes de entre 12 y 17 años con 11 meses (normalmente) que se encuentren en situación de riesgo, con tutores y sicólogos que les entregan herramientas para superar su situación y ayudarlos en lo que necesiten para su realidad particular.

Los jóvenes llegan a los PIE en su gran mayoría por derivación de Tribunales de Justicia y Programa “24 horas”, debido a que presentan alguna vulneración de derechos que en algunos casos los lleva a tener lo que en el programa llaman una “conducta trasgresora”, es decir, cometer delitos menores que trasgreden la ley pero que no tienen sanción más que ser derivados a programas de ayuda.

En la actualidad los PIE Santo Tomás y El Castillo cuentan respectivamente con 50 plazas para niñas, niños y jóvenes en situación de riesgo; mientras que PIE Centro cuenta con 65, con algo de flexibilidad en caso de que se necesite abrir otra plaza.

Para trabajar con los niños, niñas y jóvenes, los PIE cuentan con educadores que los visitan en sus casas u otros lugares que se sientan cómodos para crear con ellos un programa anual que se ajuste a sus virtudes y necesidades. Los sicólogos por su parte agendan reuniones periódicas con los menores para prestar ayuda sicológica y constatar los avances logrados hasta la fecha.

En el papel, el programa que se aplica a cada joven debe durar 12 meses, sin embargo, estos normalmente se extienden por mucho más debido a las necesidades de los participantes. “No se les pueden cerrar las puertas (a los jóvenes) una vez terminados los 12 meses, ellos siguen siendo parte del PIE y si nos siguen necesitando, nosotros seguimos trabajando con ellos hasta egresarlos con certeza de que está en condiciones” cuenta Gonzalo Jeldres, director de PIE Centro.

El trabajo en los centros del programa y los lineamientos que entrega el SENAME para los mismos ha tenido que evolucionar con el tiempo. El contexto de los adolescentes actualmente es muy distinto que el del 2010, Vanesa Sánchez de PIE Santo Tomás asegura que “El perfil de los jóvenes se ha complejizado mucho en los últimos años, hay un mayor índice de consumo (de drogas) y criminalidad, por lo que los desafíos son ahora mucho mayores para llegar a ellos… La clave es el afecto y el buen trato, que nos vean como una ayuda y no como policía, que estamos ahí para nutrirlos y acompañarlos, no para juzgar”.

Lisette Maldonado, educadora de PIE Santo Tomás que ha sido parte del programa desde su fundación hace 10 años comenta sobre una de las mayores preocupaciones que comparten los funcionaros de los PIE: La escolarización tras dejar el programa. Una de las vulneraciones más comunes entre los adolescentes que entran a PIE es que no están al día con su escolarización, muchos de ellos con varios años de educación perdidos en el transcurso de sus problemas conductuales y su eventual egreso del programa de intervención, es por esto que, al reingresar al colegio las materias que se saltaron por su situación les pasan la cuenta y se ven superados. “Mi principal preocupación es que los niños se queden en el colegio después de reinsertarse, porque una segunda salida suele ser la definitiva, después de eso es prácticamente imposible convencerlos de que vuelvan a educarse y les deja una carencia enorme para toda la vida”.

El trabajo realizado por el Programa de Intervención Especializada es uno que quizás no se ve mucho desde el exterior, pero que es clave para el destino de cientos de adolescentes de nuestra comuna, que gracias a este y otros programas del área psicosocial de Seguridad Humana de La Pintana, pueden encontrar el apoyo necesario para superar su adversa realidad y abordar de mejor manera su futuro.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *